Noticias

Reseña del Curso Nacional de Aikido Valencia 2017

Los días 28 y 29 de octubre fueron fechas señaladas para los practicantes del noble arte del Aikido. Dos días de práctica intensa de una actividad que nos apasiona. Algunos lo vivieron más atareados y procurando que todo estuviese preparado al detalle, otros se lo tomaron con más calma y pudieron visitar la ciudad, constatar la hospitalidad de sus gentes y degustar la gastronomía local. Para otros sería su primer curso.

Sin importar las circunstancias, durante las clases todos intentamos dar lo mejor que tenemos, aportando cada cual en su nivel veteranía y juventud con un objetivo común, ganas de seguir mejorando. 

Trazar desde Hara la línea de Ki, aceptar, proyectar, dirigir, expandir, unificar, conceptos de un “método de unificación” como lo denomina el Maestro Kitaura para referirse al Aikido, aprendiendo con los veteranos las técnicas que se resistían, bajo la atenta mirada del Maestro Yasunari Kitaura Shihan. El entrenamiento continuo nos impulsa a no desistir y seguir mejorando.

Pero no solo fueron las clases de Aikido lo que nos hizo crecer durante este seminario, sino que fue también el reencuentro entre amigos y la llegada de nuevos, algo que nos enriquece como personas, la amistad y cordialidad que se originan con la práctica y que marca la diferencia en los cursos. El ambiente de compañerismo lo torna todo más único, esperando con muchas ganas la llegada de un nuevo encuentro de amigos aikidokas, y por supuesto, volver a deleitarse con la maestría de Yasunari Kitaura Shihan.

Irene, 5º Kyu.